04 julio 2010

Mar y sal

foto Maribel Bàlius

Después de una década, he vuelto a verla. Podría concluirse así de rotundo un encuentro con el pasado y con la peor de las estelas que dejó mi trayectoria. Sólo nos vimos menos de cinco veces tiempo ha, pero distabamos tanto, que entre nosotros estaban también nuestros respectivos colgajos, esos que tambíen se llamaban pendones de pareja. Era una distancia lejana, pero insuficiente para que el gusto me adornara la vista y la admirara. Su clase no era ajena a un observador indómito, ni sus azules ojos, ni aquel incisivo lateral semiescondido entre sus dientes proximales que le hacía más simpática cuando sonreía. Pero la distancia era demasiado larga entre nosotros. El azar nos cruzó de nuevo diez años más viejos, y diez años de cargamentos que a mi me habían perdido en el prestigio, por lo que no hice y por lo que sí. En un entorno de competencias empresariales, cuando a uno le va bien es porque a otro las gráficas no le sonríen tanto, y es cuando los pecados capitales se arremolinan, como si fuera el consuelo de los necios que tiran la piedra y esconden la mano. Una década de trayectorias diferentes y versiones no contrastadas pesan demasiado para que aquella niña de ojos claros borre de un plumazo los influjos que ha recibido del odio, soberano prejuicio que cuesta desgastar con una simple goma de borrar. Sólo volvernos a encontrar me ha descubierto que quien te sonríe, al mismo tiempo te está clavando alfileres en un naipe donde el as de bastos es tu cara, y eso ofende de verdad. Ésa es la resultante de la ecuación de la envidia, que por barrios arrea de distinta manera, y que juzga a la gente porque su aspecto no es a lo mejor la del español tipo, ni su talla métrica, ni sus ojos de lechuza, ni su carisma con la gente, porque aquí lo que toca es que rían con otros pero que curen a sus enfermos pensando en ti.
Hoy no he podido salir a navegar, el clima no me acompañaba ni mi cabeza tampoco, y así el remo pesa como un sambenito de porquería que me aleja aún más de los hipócritas, y no quería pasarme la tarde en alta mar sin saber cómo acercarme a la costa, he preferido sentarme en el teclado y sacarme el aguijón y agradecerle a la de los ojos claros habérmela encontrado, y que me lo haya contado. No sé dónde venden las tijeras que cortan el hielo del miedo, ni la amenaza de lejanía que me llevará otra década por otro camino distinto al suyo, porque hay valores en la vida que le dicen que si fuiste de otra mujer, tu presencia está vetada en las noches amistosas con velas y vino blanco. Son cosas que pasan, y que se me atragantan, y que no le pega mejor canción que la de Chris Rea que me lleva acompañando todo el día y cuya letra viene al pelo, es el blanco vino que me está macerando en plena decepción, en plena jornada reflexiva con remo en huelga e intermitente lluvia.

Chris Rea Fool (if you think it's over)

20 comentarios:

quinocho dijo...

La foto es preciosa, y la canción maravillosa. El texto está a esa altura como mínimo.
Los envidiosos no caben, exterminio ya!

Anónima dijo...

Yo que te conozco de hace bastantes años, sé que eres incapaz de matar una mosca, cómo vas a matar una rata con el asco que te dan... También doy fe que muchos si pudieran te colgarían de los huevucos, pero porque ellos no han tenido la suerte de ser tú, superjon! A ti no lo digo, a esa chica le diría que la vida no está para perderse capítulos tan auténticos como los tuyos. Yo de los cretinos esos me escondería, porque si un fortachón como tú les arrea un remazo de esos... no lo quiero imaginar McQueen! No cambies ni un ápice irlandés

Traumatoloco dijo...

que mala es la envidia, pero los envidiosos son peores.

Anónima dijo...

jajajajjaj, qué bueno eres, me apuesto que en el titular está su nombre...."en este banco se sientan un padre y un hijo...." a que sí?

Nube. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dolz dijo...

Gracias. Me ha ayudado a reflexionar

Maribel dijo...

Cómo es la canción, cómo es Chris Rea y cómo es este irlandés transplantado a la patria... lo más.
Es un gusto navegar por tu verbo y un privilegio sentirte desde la distancia.
un beso grande, cosabonita.

Pau dijo...

Me alegro de que hayas preferido sententarte en el teclado antes de pasarte la tarde en alta mar sin saber cómo acercarte a la costa. Hoy te has superado, tienes frases impresionantes.
La música preciosa y la foto de Maribel me encanta, ese corazón sangrando...

asunciom dijo...

Seguramente la envidia es una de las más potentes causas de infelicidad y amargura. Aquel que envidia sucumbe a la infelicidad que le produce su propia envidia y además sólo piensa en ver de qué forma puede producirte un mal, porque él (el envidioso) sólo flota si tú te hundes. Mejor alejarse de estos personajes y disfruta con la sensación de saber que no eres como ellos. Mañana sale el sol seguro…

asunciom dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
César Sempere dijo...

Jon,

Exquisita reflexión. El tiempo, las décadas, nos ponen a cada uno en su lugar. La apariencia y la envidia es la preocupación y ocupación de los miserables.

Mañana será otro día.

Un abrazo,

Mar dijo...

Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra se abre solo que a veces no la vemos porque nos quedamos paralizados frente a la que se cerro.
No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos... pero otras veces no sabemos lo que nos hemos estado perdiendo hasta que lo encontramos.
Deja que crezca el amor en el corazón de otra persona, y si no crece, se feliz porque creció en el tuyo.
Ama hasta consentirte en lo amado y mas aun hasta convertirte en el mismísimo amor.
El amor llega a aquel que tiene fe y espera, aunque lo hayan decepcionado...
La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.
Seguramente ahora ya puedes estar relajado, me gusta tu forma de exteriorizar las cosas....

Mar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
desproposito dijo...

Agradecele al oraculo que volviste a cruzarte con ella, el destino tiene estos caprichos.
los que desacreditan son unos pestosos de mierda, habría que preguntarles de qué te conocen? de coincidir contigo?? vaaa.............

Il Venturetto dijo...

Un abrazo Jon!

abretedeorejas dijo...

Anónima ¿eres yo?
No he tomado pintas en La Taberna desde hace….demasiado tiempo y por ello me he perdido ese envidiable paseo por La Mancha, la coplilla de Tracy (“Across de Line”me deleita más, irlandés), la foto de Carlos Delafé (flash-back poupurriserrat “me dejó sobre el mantel su adiós de papel….mi pequeña” “Como un ladrón te acechan detrás de la puerta, te tienen tan a su merced como hojas muertas” “que te sonríen tristes y nos hacen que lloremos cuando nadie nos ve” ) Y esto es lo que tiene este irlandés que nos lleva de Cleveland (Paul también era oriundo del allí) al Mediterráneo, o al infierno de la puerca envidia y la difamación. Hacedor de reflexiones, mago del tiempo, remanso de ansiedades, cocinillas de parlanchinas malcomedoras, y azote de los mediocres (ahora escucho “Bridges” creo que me quedo con esta, o ¿con “Crossroads”? uihssss, qué lío! )
Mar Salá, ¿cómo no va a ser persona interesante aquél que despierta neuronas adormecidas convirtiendo problemas en trivialidades tras una reposada copa de vino (yo tinto) junto a él , que adivina ansiedades y hace ¡chás! (si, si….es como el Guadiana, aparece y desaparece pero está ahí, y te intuye, y está, y hace ¡chás! Je suis içi….) o que ríe como rie?
La envidia, ufffff … ojo con ella. ¿Por qué tendrán los 7 género femenino?
Coge los remos perla mora y tú súbete a su barca niña de ojos azules. Ojos verdes o azules como la mar. Colores dos de La Mar.
12 días me quedan para disfrutar siestas de salitre. Te echaré pitiusamente en falta. Y me copiaré ilegalmente todas las canciones que pueda de interné para joder a la Sgae por chulear a Maribel (Genial niña, geniales tus fotos) mientras espero al hombre que me gane por detalles no materiales….y quizás tras algunos años de ausencia y sin envidias de por medio, me encuentre con él de nuevo, más viejos, con nuestros colgajos pero sin pendones de pareja, y hablando de… ¿la elegancia de los erizos?
¿Qué fué primero el huevo o la gallina? ¿Primero coges un pedo y luego una borrachera de felicidad o viceversa? Aihssss, necesito unas vacas. No cambies Irlandés!
Anónima, creo que eres yo sonámbula! Flipante o no Jon?
Ah! estoy bien y presiento un cambio de nuevo en mi life.. raonarem

abretedeorejas dijo...

Dentro de un rato al encierro como hace años hacíamos con nuestros iaios...Vale Mc?
Como te dije antes,el tiempo es el mejor psiquiatra y diez años son terapia de lujo. Y no olvides tus raices "lo que la mantequilla y el whisky no pueden curar es incurable" Cógete algún peo que otro en buena compañia....

Estrella Altair dijo...

Hay mucha enjundia en esa historia... que es puro sentimiento..
que es paso del tiempo..

....y????

y despues que...

todo continua..

y las cosas no son nunca tan importantes.. ni tan siquiera nosotros mismos..

es corazón sigue y busca nuevos besos..

Me gustó el relato.

Un beso

Anónimo dijo...

A lo largo de tu vida has de besar a mucha rana, verde y asquerosa, hasta darte de frente y el día menos esperado, con esa persona que, de pronto, se convierte en parte de tí y no sabes muy bien cómo ha pasado.....Y tiene que ser así, porque de lo contrario, pensaríamos que es otra alma solitaria más, como tantas y tantas.
Las cosas no suceden porque sí, la paciencia, al final, tiene su recompensa, y hagas lo que hagas, lo que tenga que sucecer...
Al igual que a los necios, a los cretinos, envidiosos de vidas ajenas, lenguas demasiado perezosas para emplearlas en construir, que se preparen (a cada cerdo le llega su San Martín....)
Diez años del pasado, no son demasiados, los que cuentan son los que vendrán...y seguro vendrán

vuela, volemos....

jonceltic dijo...

A todos os agradezco vuestro apoyo en forma de comentario, para no ir uno por uno, que después de una semana de desconexión necesaria, lo resumiría con un GRACIAS, que sé que suena a tópico, pero os aseguro que es la palabra más sincera que me nace deciros, absolutamente a todos.

Debo hacer una excepción con un "anónimo" que ejerce de oráculo, pues parece andar en la órbita salada del horizonte por el que amanece en el mediterráneo. Las décadas son suspiros, los mares vehículos, la sal condimentos, y los vuelos son con motor, un motor de trabajo constante y diario sin exigencias, lleno de voluntad y entusiasmo que te secará las lágrimas, te pintará los labios cuando sonrías y te esperará cuando tus fuerzas se cansen subiendo montañas. Con éso se cuenta, y se sueña. A los cerdos es mejor engordarlos y a las ranas.....ay a las ranas... si son las del Levante que sigan escribiendo páginas gloriosas cien años más, y que tú las veas...