21 agosto 2009

un trabajo en Italia

Cuando hablamos de persecuciones de coches en cine, tendemos a pensar en Bullit como la antonomasia de la emoción y el riesgo. Y realmente Bullit es el cénit aún no superado por el cine moderno. Pero del cine europeo, ésta es la mejor muestra de acción y peligro al volante, y con un Mini, lo que la convierte en una película muy inglesa. Michael Caine es el cerebro de una banda de ladrones que van a asaltar un furgón cargado de oro en Turín. Para huir, bloquean el tráfico de la ciudad dejando una única escapatoria, en la que tres Mini Coopers se disputan un auténtico gran premio con los carabinieri turineses.
la película estaba pensada para que la dirigiera Peter Yates, pero éste ya dirigió Bullit y su caché se había desbordado, por lo que la Paramount que había apostado por este film de manera decidida para que fuera su éxito del año por delante de las producciones americanas, pensó que era mejor pensar en un director con hambre, y el elegido fue Peter Collinson, que era muy "inglés" y que se apasionó con el encargo, tanto que su entusiasmo fue decisivo para crear un inmejorable ambiente durante el rodaje. Collison sugirió a Noël Coward, un veterano actor ingles al que veneraba, para que interpretara el crucial papel del mecenas del golpe, y Coward se sale. También es destacado el cameo de Benny Hill.
Robert Evans fue el ejecutivo que la Paramount mandó a Europa a cerrar la oficina de Londres, pero a los pocos días de llegar leyó el guión de Un trabajo en Italia, y convenció a la Paramount para que reabriera la oficina de Londres. Evans fue decisivo para el éxito del film, fundamental por el siguiente detalle. Evans tenía un amigo del colegio que resultó ser el hombre más importante de Italia, resultó ser Gianni Agnelli, el dueño de la Fiat, y la Fiat era la dueña de Turín, y fue a pasar un fin de semana con la familia Agnelli. La respuesta de Agnelli fue poner a disposición de Evans toda la ciudad de Turín, por la cara. Lo que quisiera, un escenario gratis con miles de coches, hizo volver al jefe de policía que volviera de Roma donde estaba asistiendo a una conferencia, le reunió y le dijo que cooperara al máximo con la película. Lo que no consiguió un ejecutivo en un año, lo consiguió una llamada en un minuto. Esa era la fuerza de Agnelli. Película muy recomendable, muy Pop y muy Mod.

4 comentarios:

Maribel dijo...

No recuerdo haberla visto pero la buscaré.
Lo que si que recuerdo es que durante unos años no había cine de calidad que se preciara en el que no estuviera Michael Caine...

niki lauda dijo...

vi la pelicula hace mas de quince años, pero tengo el recuerdo de una emocion que daban los minis haciendo trompos q flipas

Il Venturetto dijo...

Grandiosa. Y otro caso más en el que el remake no llega a transmitir la magia del original.

No conocía la anécdota de Agnelli. Menudo fenómeno.

BULLIT dijo...

No conozco ningun remake que supere a la pelicula original