20 noviembre 2012

Fuerza!




Llevo mucho tiempo sin escribir e incluso perdí la asiduidad por pasar ratos contando cosas que casi siempre eran metáforas de mi vida y de la gestión que de ella hacía. Antes no tenía ganas y ahora no tengo fuerzas, esa es la puñetera realidad. Siento además que vienen semanas de frío camino de Navidad y me da miedo ese viaje. Sé que las curvas no son las mismas pues hay un camino que siempre comunicará dos manos que desean agarrarse para darse impulso ante las cosas que la vida está por traer. Ahora que escribo esto noto que mis pies están más fríos que ayer, no sé si porque mis sensaciones se fueron por el torrente sanguíneo y están paradas en el corazón o porque la calefacción está apagada, pero tengo mucho frío. Siempre se puede dar un poco más de sí y voy a ver si bombeo un poco de mi temperal sangre para que baje un poco más abajo. En días como hoy en los que se ve casi todo oscuro me refuerza ver fotos como la que he colgado. Un simple matiz de dos colores y una postura puede decirnos mucho más que la apariencia que la foto demuestra. Es un sino y también una meta. Es un anhelo que encierra una pasión  por el amor que siempre me perseguirá, allá donde vaya... (fool, if you think it's over).

8 comentarios:

vander dijo...

¡ Vamos !.

Un leño más en la chimenea que chisporrotee con fuerza...

Sergio DS dijo...

El amor no puede jamás dejar de hacernos sombra.
Un cálido abrazo.

annouk dijo...

Sometimes the heat comes through someone who loves and knows to listen to you

Anónimo dijo...

Es verdad lo de las metaforas. Es el lacre con el que cierras tus mensajes.
un saludo Jon.

Sonia

Dr. Enrique Izquierdo dijo...

ANIMO AMIGO...TODO ES TEMPORAL Y PUEDE SER MANEJADO, ENTIENDO ESOS ALTIBAJOS - PORQUE NO NOS DAN OTRA OPCION - PERO LA FUERZA INTERIOR QUE SE POSEE ESTA POR ENCIMA DE CAPRICHOS TONTOS Y GENTE MALPARIDA. UN ABRAZO.

jonceltic dijo...

No tiene por qué ser un asunto de corazón. En los tiempos que corren el laburo causa aún más trastornos. Es una tendencia que a menudo nos inclina a equivocarnos, entiendo que hayáis tenido esa sensación, pero no, no necesito un cardiólogo.

inma ortiz dijo...

Helado de chocolate y un beso

jon gdurban dijo...

Delicioso Inma! Muchas gracias.