20 febrero 2011

Espigón de Levante


Qué bonito es el mar en invierno, y qué bonito pace sin oleaje. Lo que en el Cantábrico es marea, en el Mediterráneo oleaje. En mi playa frecuento desde siempre una escollera que está delante de la casa de mis padres, desde niño. Allí he pasado fatales momentos y muchos aún mejores, como ayer. Ayer llevé a mi niña en el vientre de su madre hasta el extremo de mi espigón favorito para que se familiarice con el entorno, con el olor a sal, con la brisa que impregna, y con los saltitos entre rocas que dará para cruzarlo. Allí estuvimos los cuatro, con el perro incluído. Fue un mediodía con olor a salitre que aún me está durando.

10 comentarios:

Estrella Altair dijo...

Ummm que afortunado eres... y ella tambien que desde ya, antes de nacer está al aire libre, respirando y sintiendo todo ese amor de sus padres y de la naturaleza en forma de mar y brisa... suave.

un besazo


No sabia que tenias ramalazos de poeta...ja ja, ja.

Tesa dijo...

El mar es bonito siempre.

jonceltic dijo...

De poeta en absoluto ESTRELLA. Prosista si cabe hasta la médula...

jonceltic dijo...

A mí me hechiza sobretodo en invierno TESA...

CABEZAA ORTELIUS dijo...

De gran profundidad y hermosura.

abretedeorejas dijo...

Ni poetas ni prosistas.
Somos Mediterráneos.
Nos alimentamos prácticamente del mar y la sal.
Olisqueamos el salitre como nadie y los autóctonos... no nos lo quitamos de la piel cuando volvemos de la playa. No nos molesta. Nos lo sacudimos al anochecer.
Si la niña ya comulga con la mar ahora, ni te cuento lo que hará cuando el verde especial que se divisa desde esa escollera la hipnotice, porque en Monco el Mediterráneo es muy verde.
Bss "Lobo de Mar"! de Mar-tina, je.je....

César Sempere dijo...

Es que a veces no sabemos lo que tenemos. Eso se llama una preparación a la entrada al paraíso.

Saludos,

jonceltic dijo...

Espero ABRETEDEOREJAS que acabe harta de tanto ímpetu que le estoy poniendo y me salga de secano...

jonceltic dijo...

Lo has definido perfectamente CESAR S., la preparo para el paraíso que le espera... jeje

Mar dijo...

Cuando estamos en la dulce espera, nos invade el alma y el espirito protector para que nuetra pequeña cuando ya esté en este mundo tenga goce a plenitud q lo mas in, sin embargo a pesar de todo ese espiritu, siempre estará rodeada del mundo mundial.......!!!!!!!! mundial,....