02 septiembre 2010

Conocerás al hombre de tus sueños

Desde que Woody Allen se cruzó con la maldad faldera, su obra ha torcido a la realidad social y de pareja, que desde su punto de vista te tiñó de cruel. El cénit lo alcanzó con Match Point, donde bordó con pulcritud la cornamenta temática, siendo siempre el hombre el perdedor de tan cruenta batalla. Su ego derrotista continuó a lo largo de su trilogía londinense, con Scoop y Cassandra's Dream, pero ahora ha sumado una cuarta obra centrada en Londres, lo que siempre es de gusto para los ojos del espectador, pero con el mismo tinte de amargura que deja el fracaso marital, en cualquiera de sus versiones, el abuelo chocho que rejuvenece con una moza de alquiler, la esposa insatisfecha que se prenda de su jefe, o el voyeur que confunde el horizonte de su ventana con un éxito literario. Toda una historia de mentiras y tejemanejes que descubre a los tramposos, a los soñadores y a los mirones, o sea, a casi todos, o acaso, ¿quién no ha mirado desde su ventana a la vecina de enfrente alguna vez?. Éste es el Allen que ha quedado de aquella huella que le dejó su turbulento final con Mia Farrow, un humano arrepentido que nos quiere dar una lección de lo que no se debe hacer alguna vez en la vida si quieres morir algún día empatado a cero, algo así como si quisiera con su obra mostrar arrepentimiento de algún gol en propia puerta del pasado; hay derrotas que anidan en el recuerdo por más disolvente con sabor a madera que bebas, y el gran Woody parece un claro ejemplo de ello.

16 comentarios:

marta manises dijo...

tienes q ver la última de Polansky...está muy pero q muy bien!!!

s.castellote dijo...

Esta bien la peli pero decae en la parte final

Anónimo dijo...

Erase una vez...un cuento para ilusos con ganas de creer en las mentiras.
Erase una vez...un credo para los que necesitan la fe y las apariencias.
No conocemos a nadie, aunque así lo creamos. Los hombres....las mujeres...que mas da? somos igual de ilusos cuando nos lanzamos intrépidamente al amor y sus turbulentos laberintos.
Soñamos, imaginamos, creemos y damos nuestras vidas y nuestro valioso tiempo, con la esperanza de que todo sea casi perfecto. Y poco a poco, lentamente y casi sin darnos cuenta, vamos escorando nuestras ideas hasta hacerlas girar como un jodido tiovivo. Cuando nos damos cuenta, nada es lo que parece y todo ha cambiado de color, ha cambiado el tiempo e incluso nuestros idílicos sueños, ejes de nuestras vidas ya no son los que eran.
Goles en propia meta.....cuantos quieres??
Decepciones inconfesables....hay que conformarse??
Es lo que hay...medias mentiras que nos ocultamos mutuamente para intentar sobrevivir en esta puta sociedad.
No me apena, por aquí solo estaremos un tiempo para regresar luego a la nada y al olvido. Los hipócritas lo llevan mejor cara al publico, pero yo me niego. Ya estuve en sus filas y no me fue nada bien. Todos tenemos pecados que confesar y malas acciones de las que arrepentirnos, pero no quiero seguir fingiendo ni por mi, ni por nadie, lo que no soy ni siento.

Un saludo.
Cris

Me ha gustado tu comentario, aunque debo decirte que francamente no soy fan de Woody Allen.
No hagas mucho caso de la parrafada anterior... ignórala. Ha sido un click del momento. En cinco minutos me arrepentiré de habértela enviado...seguro, jajaja.

africa dijo...

Ya la he visto, genial...!!!

Mela dijo...

Ya me has despertado la curiosidad de querer sumarme a la crítica, así que me la asigno para cuanto antes! No soy muy fan de Woody Allen pero reconozco que sus temas son siempre provocadores ... de los que te hacen un TWIST en el pensamiento. Muacc

Anónimo dijo...

Yo ya le he conocido...

quinocho dijo...

con esta crítica ire a verla este finde. Es la mejor que he leido. Lo de los goles en propia puerta es buenisimo ;)

Tesa dijo...

¿De verdad alguien consigue morir empatado a cero?
si no es una cosa es otra, pero el marcador se decanta la mayoría de las veces a favor del contrario, lo habitual es llevar el saco de la conciencia con bastante ropa sucia.

César Sempere dijo...

Voy a verla.

Un saludo,

jonceltic dijo...

Id a verla MELA y CÉSAR S., y ya me contaréis si os ha gustado. Yo también creo que el final lo esperaba diferente, pero no empaña el lío tipo 13Rue del Percebe que esta vez se ha sacado de la chistera Woody.

jonceltic dijo...

TESA, molan más los partidos que acaban con tu victoria, y aunque sólo sea una sensación de satisfacción es preferible siempre acabar con la sensación de que al menos tú has pitado el final del partido antes de que la derrota te escueza...

QUINOCHO, hay metáforas que a los futboleros os encantan... y os fijáis en ellas tanto como Allen con los déspotas del amor...

Castigadora dijo...

Aun no la veo pero siento curiosidad. Aunque me deje un amargor de boca es siempre un lujo ir a ver que se le ocurrió a Woody esta vez!

Un beso

jonceltic dijo...

Woody tiene cosas desastrosas y otras veces mágicas, como todos los genios, CASTIGADORA. No es quizá su mejor película, pero conforme está la cartelera es indudable que es de las mejores opciones actuales para pasar un buen rato comiendo gominolas...

doctor menta dijo...

Naomi Watts espectacular.

Paz dijo...

Este fin de semana la he visto. Me encanta Allen, en todas sus etapas, aunque reconozco que algunas de sus películas es mejor no verlas. Esta me ha gustado, el final creo que está bien, en su línea de fracasos y complicaciones. Me quedo con la "moraleja":la única historia que termina bien es la de la mujer con ilusión, aunque no sea real, pero es ilusión.

Discrepo en tu comentario de pintar el final de los partidos. Dicen que una retirada a tiempo es una victoria, pero, si tengo que elegir un dicho, me quedo con el de "quien no arriesga no gana".

Besos.

BELMAR dijo...

hay que verla...!